Skip to main content

Implantes de cerámica y de circonio, ¿cuál es la diferencia?

By 17 mayo, 2022Sin categoría

Actualmente existen diferentes materiales con los que pueden fabricarse implantes dentales. Entre estos destacan la cerámica y el circonio. Ambos son muy utilizados, pero existen ciertas diferencias entre los implantes de estos materiales. A continuación, veremos las ventajas e inconvenientes de cada uno en función de las necesidades que tenga el paciente.

Implantes de cerámica.

Los implantes de cerámica son fabricados con porcelana. Por sus características, representan una ventaja considerable con respecto a los implantes metálicos. Entre otras cosas, los implantes cerámicos tienen conductividad térmica muy baja. Esto significa que al consumir alimentos fríos o calientes no se siente molestia en las encías. Como resultado, existe menos probabilidad de que resulte incómodo su uso.

Otra de las ventajas de la cerámica es que presenta un color estable con el paso del tiempo. Esto significa que las piezas fabricadas estarán más afines con el resto de la dentadura. De hecho, se adapta mejor a la tonalidad del diente real, logrando un resultado considerablemente más estético. Además, en el mismo orden de ideas, no causa coloración en las encías.

Adicionalmente, la cerámica es un material que no lo rechaza el organismo del paciente. Por lo tanto, no provoca alergias ni molestias similares. En resumen, la cerámica tiene también buena resistencia y su transparencia permite lograr una gran similitud con las piezas dentales aledañas. Sin embargo, a pesar de que tiene elevada resistencia, la cerámica es menos resistente que el circonio.

Implantes y coronas de circonio.

Por otro lado, el circonio también presenta varias ventajas sobre otros materiales. En primer lugar, se trata de un material biocompatible, lo que significa que se garantiza la tolerancia en prácticamente todos los pacientes. De hecho, a pesar de ser un implante metálico, evita la aparición de alergias comunes en implantes de este tipo.

Al tratarse de un material rígido, las coronas de circonio cuentan con una elevada resistencia, propia de los metales. Con todo, es un material realmente ligero y cómodo, que se adapta fácilmente a las encías. Todas estas características hacen al circonio un material ideal para trabajar sobre estructuras completas.

Adicionalmente, también presenta una baja conductividad térmica, por lo que no presenta problemas al consumir alimentos fríos o calientes. Esto permite que las encías sufran un daño menor por la ingestión de este tipo de alimentos.

Además, los implantes de circonio permiten controlar la tonalidad del diente con resultados naturales. Por lo tanto, es un material ideal para fabricar piezas más oscuras al tono ordinario. En este punto, se sobrepone a la cerámica, pues es más versátil para lograr la coloración correcta.

Cabe destacar que en ambos casos se pueden fabricar coronas de la mejor calidad. Sin embargo, el circonio es considerablemente más resistente. Por ese motivo, es más recomendable utilizarlo en caso que sea necesario  cambiar varias piezas dentales.

En resumen, tanto los implantes de cerámica como los de circonio tienen características positivas, adecuadas a las necesidades del paciente. Lo mejor es consultar con los especialistas para determinar cuál es el más adecuado en cada caso.