Skip to main content

¿Qué es una caries?

By 26 abril, 2022Sin categoría

Dicho en términos sencillos, las caries son zonas dañadas de forma permanente en la superficie de los dientes que se convierten en pequeñas aberturas u orificios. Lamentablemente, la mayor parte de la población sufre está enfermedad bucodental. Pero, ¿por qué se desarrolla y cómo se trata? 

¿Cómo se produce la caries?

La caries se produce cuando el esmalte de los dientes se ve dañado por las bacterias dentales que se acumulan en la boca y habitan de forma natural en la cavidad oral. Habitualmente son provocadas por no tener una buena higiene bucodental dando origen así a la  placa bacteriana. Esto es un residuo viscoso producido por restos de comida, azúcares y saliva que queda adherida a los dientes. En el momento de comer alimentos con altos estándares de azúcar crece, se acumula y si no se retira provoca la caries.

No siempre suelen aparecer caries a causa de una mala higiene. También influyen otros factores, como una dieta rica en azúcar. Además, suele influir la herencia genética, que hace que algunas personas tengan un esmalte menos duro o que resista menos las bacterias en la boca. Por último, si alguna persona sigue tratamientos de quimioterapia y radioterapia esto puede provocar que segregue menos saliva. Como conseguir, padecen de sequedad bucal provocando así la caries.

Tipos de caries y tratamiento.

Existen varios tipos de caries. La más común es la caries de corona, la cual aparece en la parte masticatoria. También se puede sufrir caries de fisura, que se presenta regularmente en las piezas dentales posteriores o molares, donde la caries produce una fisura o grieta que penetra en los tejidos y los daña. Además, puede tratarse de caries radicular, la cual afecta la raíz del diente. Habitualmente este último tipo de caries es provocada por la aparición de enfermedades periodontales y un cepillado vigoroso que hace que las encías queden expuestas. Al quedar desprotegidas, la placa bacteriana se introduce y provoca lesiones.

Existen diferentes procedimientos para tratarla. Primero, es importante reconocer que la caries dental no se cura, pues es una lesión irreversible porque el esmalte de los dientes no se regenera. Para poder tratarla es necesario reconocer en qué fase se encuentra, pues el tratamiento dependerá de eso. Por ejemplo, en la fase inicial la caries únicamente afecta el esmalte lo que puede solucionarse retirando la parte dañada e infectada de la pieza dental. Sin embargo, si se encuentra en una etapa más avanzada habrá que retirar el tejido dental dañado y rellenarlo con una obturación dental o empaste. En caso que la caries sea más profunda, será necesario extirpar el nervio y valorar la reconstrucción del diente. 

Si quieres evitar las caries podrás conseguirlo con unos buenos hábitos de higiene. Además, se debe tener una dieta equilibrada y baja en azúcar. También es útil cepillar los dientes tras cada comida para eliminar los restos y placa bacteriana. La limpieza se puede complementar utilizando hilo dental.

Por último, pero no menos importante, es recomendable visitar al dentista de manera regular para revisiones. Así, se puede corregir cualquier situación cuando aún no hay un daño mayor.